Según el estudio PREDIMED el consumo de frutos secos puede llegar a reducir el colesterol en sangre y disminuye en un 30% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. (Consulte a su médico)

FLYER-PREDIMED-cast-632x105
(Estudio PREDIMED publicado en el “The New England Journal of Medicine”)

 

¿Qué sabemos de los Frutos Secos?

  • La mitad de su contenido son grasas saludables que ayudan a reducir el colesterol malo y a incrementar el colesterol bueno. Nos aportan grasas insaturadas, muy beneficiosas para el organismo.
  • Contienen antioxidantes (Vitaminas E y C) imprescindibles para combatir la acción de los radicales libres, sustancias responsables de algunas enfermedades degenerativas y del envejecimiento.
  • Dado su contenido en vitaminas del grupo B, están recomendados para aligerar la fatiga, el estrés o el síndrome premenstrual. Contienen ácido fólico, muy recomendado para embarazadas y para el desarrollo del bebé.
  • Proporcionan energía, aportan fibra y tienen un bajo contenido en grasas saturadas.
  • Son fuente de proteína vegetal, antioxidantes, vitaminas y numerosas sustancias bioactivas como los flavonoides.
  • Aportan también al organismo magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro y oligoelementos, como el zinc y el selenio.

Las grasas. Son la principal fuente de energía del cuerpo humano junto con los hidratos de carbono. Las grasas se dividen en dos grupos, grasas saturadas (principalmente grasas animales) y grasas insaturadas (vegetales, aceite de oliva y pescado). El consumo en la cantidad suficiente de grasas insaturadas constituye un aliado en la prevención de enfermedades cardiovasculares y de
otras enfermedades, además de reducir el nivel de colesterol y de triglicéridos en sangre y contribuye a regular la presión arterial.
Los antioxidantes (Vitamina E y C). Nos protegen frente a los radicales libres, causantes de los procesos de envejecimiento y de algunas otras enfermedades. Los antioxidantes retrasan el proceso de envejecimiento combatiendo la degeneración y muerte de las células que provocan los radicales libres.
Las Vitaminas B. Son esenciales para el crecimiento y ayudan al cuerpo a descomponer y utilizar los alimentos, proporcionando energía (metabolismo). Las Vitaminas B ayudan al sistema inmunológico a producir anticuerpos, a conservar la función neurológica normal y a formar glóbulos rojos.
El ácido fólico ayuda a prevenir defectos de nacimiento, cáncer de mama y de colon. Ayuda a prevenir enfermedades cardíacas.
El Magnesio. Mineral con muchas propiedades. Ayuda a la absorción del calcio y se considera un potente relajante muscular.
El Fósforo. Es un mineral. Dentro de sus muchas propiedades es muy conocido por ser muy bueno para nutrir nuestro cerebro mejorando nuestra memoria.
El Potasio. Mineral con muchas propiedades. Muy conocido por compensar el déficit producido por la toma de laxantes y diuréticos. Es un tónico cardíaco y muscular.
El Calcio. Es un mineral que tiene muchas propiedades y se conoce por nutrir los huesos, prevenir la osteoporosis y como relajante muscular.
El Hierro. Interviene en el buen funcionamiento de la respiración. Se combina con proteínas para formar la hemoglobina (pigmento rojo de la sangre) y así poder transportar el oxígeno a los tejidos. También sirve para activar el grupo de vitaminas B, estimula la inmunidad y la resistencia física.

El estudio PREDIMED, publicado en “The New England Journal of Medicine”, confirma los beneficios para la salud de los frutos secos.